Me sentí más identificada con el programa de Petro.

Una manizaleña es la fórmula vicepresidencial del candidato Gustavo Petro. El pasado viernes estuvo en Manizales hablando de lo que propone esta campaña, que la obligó a abandonar el Partido Alianza Verde, al que pertenecía y representaba en el Senado.

– En el Partido Alianza Verde no fue bien recibido su adhesión a la candidatura de Gustavo Petro, incluso senadores electos como Iván Marulanda, criticaron esta decisión, ¿qué espera ahora que está hablando de alianzas con Humberto de la Calle y Sergio Fajardo?

Tengo mucho agradecimiento con un Partido en el que estuve casi ocho años, pero tengo que decir que un hombre como Antanas Mockus, que fue el que le dio la mayoría de votos al Partido e incluso las curules a otros que están allí, fue de los primeros que se alegró con que yo estuviera en esta fórmula. Llegué al Partido Verde con Antanas y quizá el comentario y la observación que más me interesa es la de él. Lo demás, lo reconozco, son molestias; algunos se sintieron tristes, otros tuvieron rabia. No es que no me interese, lo que les tengo que decir es ellos me dieron una oportunidad y yo le di lustre a un Partido que hoy recoge muchos de los frutos. Con Iván Marulanda y Claudia López no tengo sino afinidades, hoy estamos no tan lejos, por eso reitero que hay que unirse.

– ¿Por qué no quiso seguir vinculada a la Coalición Colombia, alianza que tiene como candidato a Sergio Fajardo, y se sumó a la Colombia Humana de Gustavo Petro?

Porqué me sentí mucho más identificada con el programa de Gustavo Petro, una decisión mayor a apoyar el proceso de paz, una mayor claridad del fortalecimiento de lo público en la educación, en la salud, en el crédito. La Colombia Humana toca, con más claridad que la Coalición Colombia, un tema fundamental: el sector rural.

– ¿Cuál es la diferencia?

En nuestra propuesta hay un elemento de hacer realidad las aspiraciones de un país que no hizo las reformas del sector rural, que sí hicieron otros países de América Latina, y tenemos quizá el sector rural más desigual del mundo. Hay que transformar las condiciones de vida de los pueblos indígenas, de las comunidades afro y de las familias campesinas. Por otro lado, el compromiso radical de Gustavo Petro con la agenda ambiental y el cambio climático.

Por la alianza

– Usted invitó a una posible alianza a Sergio Fajardo y a Humberto de la Calle con Gustavo Petro, los tres quieren llegar, ¿cree esto posible de aquí al 27 de mayo?

Vamos a seguir invocando a esa alianza, de hecho las tres fórmulas vicepresidenciales: Claudia López, Clara López y yo, en muchos foros, ratificamos que esa alianza hay que hacerla, y que más allá de ciertas diferencias que tenemos, en el fondo tenemos enormes convergencias. El diálogo sigue abierto, hay algunos elementos políticos que quizá ya no permitan una alianza formal, pero es posible lograrlo.

– ¿Esta alianza sería con Petro como candidato presidencial?

Pues con el que gane en la primera vuelta, para la segunda. Queremos ganar en la primera vuelta, y creemos que lo que está pasando en Colombia nos puede dar eso, de lo contrario, con el que gane y habría una convergencia programática.

– ¿No hay triunfalismo, basados en las encuestas que dan como seguro a Petro?

No, toca trabajar día a día, ganarse el voto en las calles. Las encuestas son orientaciones, pero no pueden reemplazar el ejercicio democrático. No hay triunfalismo, lo que hay es ganas de salir a las calles, explicar lo que queremos y espantar los miedos, pensamos que el miedo tiene que estar es del otro lado de quien quiere tocar la institucionalidad, el corazón de la Constitución, tiene que producir miedo es lo que está ofreciendo la fórmula Uribe-Duque.

Metas como vice

– Si Petro llega a la Presidencia, ¿como vicepresidenta qué metas se fijará?

El cargo de vicepresidente es una dignidad, no tiene funciones, pero el presidente puede asignarlas, y he pedido tres: acompañar el posconflicto en los territorios de la Colombia profunda, soy mujer de paz, creo que lo mejor que le ha pasado a Colombia, con todas las dificultades, es la negociación con las Farc; fortalecer la institucionalidad con recursos para la política de las mujeres, para que tengamos una vida distinta; aportarle a la reconciliación sobre una base: conocer la verdad histórica y jurídica en Colombia, qué nos ha pasado en este conflicto y qué nos ha dejado ser un país con un alto número de víctimas en el mundo.

– Como vicepresidente, ¿qué haría por Caldas?

La potenciación del Eje Cafetero con las particularidades, con las fuerzas que tiene. Caldas, conocimiento y saber; Risaralda, industria, y Quindío, agua, paisaje y agro. Que cultivar café vuelva a ser un un buen negocio para las familias.

 

MARTHA LUCÍA GÓMEZ

LA PATRIA | MANIZALES